top of page

EL DETECTIVE PRIVADO Y SU REGULACIÓN LEGAL (parte 2)


La actuación del detective privado se origina a partir de un contrato previo que adopta la forma de un acuerdo para la prestación de servicios. Este contrato es consensual, bilateral, oneroso y conmutativo, donde el detective se compromete a emplear sus recursos para llevar a cabo investigaciones por cuenta de otro, sin asegurar un resultado específico, conforme se puede recoger del artículo 1764° del Código Civil. La actividad del detective privado se establece en una relación legal privada entre el cliente y el profesional, basada en el principio de autonomía privada. Esto implica el poder de autodeterminación de la persona, que le permite ejercer facultades y derechos, así como establecer relaciones legales con terceros.

El artículo 140° del Código Civil, reconoce la libertad contractual de las partes que contratan, permitiéndoles establecer condiciones y cláusulas siempre que estén en conformidad con la ley, la moral y el orden público. De esta manera, el código hace referencia directa a las limitaciones de la autonomía de la voluntad.

El campo laboral.

Los detectives privados, abarcan situaciones familiares que van desde la investigación de infidelidades hasta la localización de personas, incluyendo casos de reclamaciones de pensiones y disputas por la custodia de menores. Los detectives privados llevan a cabo investigaciones consistentes en averiguaciones que resulten necesarias para la obtención y aportación, por cuenta de terceros legitimados, de información y pruebas sobre conductas o hechos privados relacionados con aspectos relativos al ámbito económico, laboral, comercial y en general, a la vida personal, familiar o social, exceptuada la que se desarrolle en los domicilios o lugares reservados.

Por ello, en ningún caso se permite la investigación de la vida privada que tenga lugar en domicilios u otros lugares reservados. Además, en estos servicios, no debe utilizarse medios personales, materiales o técnicos que violen el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar, a la propia imagen, al secreto de las comunicaciones o a la protección de datos. Para que los detectives privados acepten una investigación, es necesario que el usuario solicitante demuestre su interés legítimo, y esta acreditación quedará registrada en el expediente de contratación e investigación, que servirá como respaldo para el detective privado.

13 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page