top of page

EL DETECTIVE PRIVADO Y SU REGULACIÓN LEGAL (parte 1)


El trabajo, es un derecho fundamental sustentado en nuestra constitución política, este derecho implica la garantía de oportunidades laborales, condiciones justas, dignas y la posibilidad de ejercer una ocupación de manera libre y sin discriminación. La inclusión del derecho al trabajo como máximo fundamental dentro de la esfera laboral, refleja el compromiso de proteger la dignidad y el bienestar de los ciudadanos.

El detectivismo ¿profesión u oficio? Una profesión implica un nivel más alto de educación y formación especializada. Un profesional suele tener un conjunto específico de habilidades adquiridas a través de una capacitación superior y, a menudo, está sujeto a códigos éticos y normas de práctica. Por el otro lado, un oficio se asocia comúnmente con habilidades adquiridas a través de la experiencia laboral o programas de formación más cortos. Los trabajadores en oficios suelen realizar tareas manuales específicas y pueden no requerir educación superior, e allí la básicamente la diferencia entre ambos conceptos.

La existencia del "detectivismo" como una realidad presente en diversas actividades profesionales. Se destaca que ciertas ocupaciones, como la de policías con formación en investigación criminal, peritos forenses, médicos, ingenieros, entre otros, incorporan elementos de detección y resolución de problemas propios de los detectives profesionales.

La clasificación de los detectives en tres categorías: profesionales, técnicos y por oficio, proporciona una perspectiva interesante. Los detectives profesionales parecen ser aquellos cuya actividad central se relaciona directamente con la investigación, respaldada por una formación específica. Los técnicos, por otro lado, pueden haber adquirido habilidades de investigación a través de instrucciones técnicas y experiencia en el campo. Finalmente, los detectives por oficio sugieren una categoría donde la experiencia autodidacta es fundamental, lo que resalta la diversidad de caminos que pueden conducir a una carrera de detective.

El reconocimiento de la instrucción técnica y la experiencia en el campo como medios para adquirir habilidades de detective destaca la importancia de la práctica y la formación continua en este ámbito. Además, la mención de detectives autodidactas resalta la flexibilidad y la capacidad de aprendizaje independiente en esta profesión.

En general, el texto ofrece una visión amplia y matizada del "detectivismo", reconociendo su presencia en diversas disciplinas y subrayando la diversidad de perfiles y enfoques que existen en el ámbito de la detección y la investigación.

En el Perú, la actividad de los detectives privados se reguló a través del Decreto Supremo N° 053-84-IN, bajo el fundamento que, la Ley General de Educación, disponía que la educación ocupacional integra la actividad laboral, otorgándole un reconocimiento a las personas que han cursado estudios particulares de detectivismo privado y poseen certificados y diplomas que lo acrediten como tales para desarrollar dichas actividades.

En ese sentido, el detective privado debe tener una formación integral y una serie de aptitudes, destrezas y habilidades necesarias para las indagaciones e investigaciones de cada caso; un investigador privado, con su trabajo, talento, pensamiento analítico y saber hacer, recopila informaciones y evidencias que le permiten llegar a conclusiones lógicas, para descubrir una verdad.

En conclusión, el texto aborda la importancia del trabajo como un derecho fundamental respaldado por la constitución, destacando su vínculo con la garantía de oportunidades laborales y condiciones justas. Luego, se explora la naturaleza del "detectivismo", debatiendo si es una profesión o un oficio, reconociendo la diversidad de perfiles y enfoques en esta área.

La clasificación de los detectives en profesionales, técnicos y por oficio proporciona una perspectiva rica, enfatizando la importancia de la formación especializada, la experiencia laboral y la flexibilidad en el aprendizaje independiente. Se destaca la regulación de la actividad de detectives privados en el Perú, reconociendo la necesidad de una formación integral respaldada por certificados y diplomas.

En última instancia, se resalta el papel crucial del detective privado, subrayando la necesidad de habilidades analíticas, destrezas y aptitudes para llevar a cabo investigaciones efectivas. Este análisis global refleja la complejidad y diversidad inherente al ámbito del "detectivismo", donde la educación, la experiencia y la regulación son elementos fundamentales para el ejercicio ético y efectivo de esta profesión u oficio.

31 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page